Mostrando entradas con la etiqueta cocina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cocina. Mostrar todas las entradas

Con un par

 


Agustín era un profesor de matemáticas recién jubilado que decidió presentarse al concurso de tortillas de las fiestas del pueblo.



Para contar con cierta ventaja, pensó que le serían de gran utilidad todos los conocimientos matemáticos que atesoraba y no dejar  al azar su elaboración. Listó todas las variables implicadas; cantidades de patata, huevo, cebolla, sal, aceite…y los tiempos de fritura y cuajado. Mediante unas fórmulas, determinó que tendría que hacer 14 tortillas de prueba para cubrir las combinaciones principales. Las fue elaborando y dando a probar a su mujer e hijos y el veredicto fue unánime, la mejor era la número 9.



El día del concurso estuvo muy tranquilo, se sabía ganador. El resto de los concursantes se movían nerviosos de un lado a otro profiriendo improperios con frecuencia. Los cuatro miembros del jurado le otorgaron el primer premio sin dudarlo.



Con el galardón en la mano, marchó eufórico a abrazar a su familia.

-Sin vuestra  ayuda hubiera sido imposible.

-Papá, tenemos un secreto que contarte. Nos cansamos de comer tortilla en la quinta o sexta y comenzamos  a darle los trozos al perro.



Y es que la confianza parece más poderosa que las matemáticas.
 


Pastel de felicidad

 



Os presento una receta muy especial que no me enseñaron en mi curso de cocina


1.      Untamos un molde confortable con paciencia.



2.   Sobre una buena base de salud, ponemos láminas de sabiduría, fortuna, alegría, escapadas, aventuras, pasión, amor, conversaciones…y de todo aquello que  nos guste. Si lo deseamos, podemos incluso poner doble capa de algún ingrediente.



3.    En medio del pastel, un buen trozo de pareja y a su alrededor, muchos pedacitos de familia y amigos, distribuidos uniformemente hasta cubrir toda la superficie.



4.     Lo adornamos con tiras intercaladas de respeto, cariño y sinceridad.



5.     Espolvoreamos picante al gusto.



6.     En un horno muy grande, de unos 200 m2 con piscina y jardín, horneamos durante 40 o 50 años a una temperatura de entre 15ºC y 35ºC.



7.     Añadimos de vez en cuando un chorrito de vino, cerveza u otra bebida espirituosa.



8.     Dejamos reposar otros 40 o 50 años



Recomendación: está más sabroso si se comparte.
 
 
En todo caso, para pasteles más tradicionales, no te puede faltar un buen molde o un libro con las mejores recetas de repostería
 
Que disfrutes de tu pastel
 


 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.