Personalidad y verduras



Ración de verduras y humor







Tipos de personalidad ¿qué verdura serías?


Si tienes mucha suerte, debes ser coliflor, por eso de la flor en donde la espalda pierde su casto nombre.

Las madres que repiten y repiten siempre lo mismo, que si ordena tu habitación, que si haz los deberes… deben ser pimiento, pero también es muy probable que sus hijos sean unos berzas.
 

Que te salga un hijo berzas… ¡bendición para una familia vegana!

 
La gente friolera sin duda es una cebolla, capas y capas una encima de otra. Lo de hacer llorar ya es optativo. Si además de friolera su corazón es tierno, son personas alcachofa.

En el colegio convivíamos con varios tipos de verduras. Ese chaval al que odiábamos porque siempre sabía todas las respuestas, ese era un repollo. Los que eran todo lo contrario, calabazas. Los tragones, lombarda, por lo de ponerse morados. A los que les cantaban los pies… otros berzas y maíz los que padecían acné juvenil. También teníamos a ese chavalillo pequeñín e insignificante del que nadie recuerda su nombre…el guisante.

Entre los amigos también tenemos varios ejemplos. El que cuando llega la hora de pagar se hace “el orejas”, es una judía. Los chulitos que presumen de “aparato” pues pepino, nabo, calabacín… y a los pobres a los que les abandonan siempre sus parejas, de nuevo calabazas
 

Esta es una judía verde, no se paga una ronda ni por asomo

 
Esos amigos a los que adoramos por lo dulces que son, sin duda remolachas. Los que siempre tienen la sonrisa dibujada en sus labios, claramente son ajos, por los dientes, no porque espanten a los chupasangres, que tampoco estaría mal. 
 
Los que nos cuentan una y otra vez las mismas anécdotas de antaño, son cebolletas, incluso antes de tener su primer nieto. Ah, que no se nos olvide, ese que se apunta a todas las fiestas, nuestro amigo perejil.
 

Mamá, eres como el pimiento, siempre repitiendo… que ordene mi cuarto.

 
Algunos guiris que nos visitan en verano, pasan de coles de Bruselas a zanahorias en cuanto se ponen al sol. Y hablando del color de nuestra piel, tomates los extremadamente tímidos que se sonrojan cuando alguien del sexo opuesto se les acerca.

Espárrago es el enjuto como el caballero de la triste figura. Patata los entrados en carnes y berenjena los de nariz a lo Depardieu, sobre todo cuando están constipados.

Los que están salidillos, tienen que ser espinacas, porque poco hay tan verde entre los vegetales. Y nada mejor para un hombre espinaca, que una novia jalapeño, ¡tan ardiente y picante! Las que lo son unos días y otros no, se quedan en pimientos de Padrón
 
Y ya que hablamos de relaciones, apio es esa pareja muy recomendable para nuestra salud, pero que nos resulta un tanto sosa y siempre ignoramos.

Todos aquellos que son muy normales, pues serán lechugas, que es la verdura más común. Romanas los clásicos, iceberg los modernillos y cogollos los que se cuidan, por eso de quitarse de encima lo que les afea. También podríamos definir como lechugas a esas personas que son un tanto… “frescas”.
 

Eres fresca como una lechuga… ¿pero eso es un piropo o un insulto?


La gente con dos caras son puerros, una blanca e inocente y la otra bien distinta, aunque también podríamos interpretarlo como que muestran la mitad de su personalidad y ocultan el resto.

Pero seas la verdura que seas, como seguro que tienes mezcla de muchas, lo importante es tener poco de cardo y ser una de las que te comen 5 veces al día.


Y tú, ¿con cuál te identificas?
 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.