Mostrando entradas con la etiqueta humor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta humor. Mostrar todas las entradas

El robot del futuro

 

Desde la web financiera de referencia, Finect, nos preguntan qué robot inventaríamos y cómo sería. Para útiles, ya tenemos los robots de cocina, así que mi propuesta es uno que también nos hace la vida más sencilla y nos evita malos tragos, un robot “comebroncas” el Turbobronquer.

Que tu jefe, tus padres, tu pareja… te quieren echar una bronca, pues en lugar de aguantarla tú, envías a tu asistente electrónico a sufrir el chaparrón. Turbobronquer te hará después un resumen dependiendo de los filtros que tú mismo hayas seleccionado.

¿Qué características tiene Turbobronquer?

Su software dispone de tres versiones:

Versión estándar: incorpora sistema de reducción de decibelios, corrección de palabras mal pronunciadas, traducción de insultos en otros idiomas o versión parental que los elimina. Cumple con la normativa del ministerio de “igual dá” y responde en lenguaje inclusivo, aunque esto alargue un poco el resumen de las broncas: “eres el más inútil de tus compañeros o compañeras”, “eres el que peores notas sacas entre mis hijos e hijas” o “eres el más guarro, guarra de todos mis novios o novias” (y da igual que no seas bisexual). Sus orejas retráctiles permiten seleccionar entre el modo masculino, que escucha solo el 10% de la bronca o el femenino, que a la bronca en curso incorpora las de los últimos cinco años.

Versión Freud: añade a todas las características del modelo anterior un análisis psicológico del “abroncador”. Su avanzado algoritmo, desarrollado en un garaje mugriento de Palo Alto, evalúa una serie de parámetros como la amplitud de la gesticulación, la sudoración de los sobacos, la afluencia de babas, los impactos recibidos y múltiples variables más, alcanzando una interpretación de este lenguaje no verbal en instrucciones concisas como: “nada de qué preocuparse, ha rozado el coche aparcando y estaba de mala leche”, “ponte las pilas y aprueba el inglés de una vez” o “como no comiences a bajar la tapa del WC, esta te deja”. Todo ello incluso con la mascarilla puesta.

Versión luxury: con las características anteriores, propone además un plan de acción en los casos en que sea necesario, como por ejemplo la suscripción a un curso de inglés, reserva en un restaurante romántico o la compra de best sellers como: "llegar siempre tarde no te hace más interesante" o "como cambiar el rollo del papel higiénico en tres sencillos pasos". Su software es compatible con Alexa, lo que posibilita cambiar el idioma, apagarte la tele cuando llegas al cupo, activar el despertador media hora antes o que comience a sonar su canción favorita. Igualmente se encarga de anular situaciones tan susceptibles de nuevas broncas como la suscripción al futbol de pago, al casino online o la comida de los domingos en casa de sus padres.

¿Te ha parecido sorprendente?

Pues aún hay más. Sus dimensiones son grandes, que tiene que acojonar un poco. Resistente a los impactos de grapadoras, taladros e incluso pisapapeles. Su micrófono ultra sensible captará tanto la voz como los golpes sobre la mesa u otra superficie. En su gran pantalla frontal mostrará tu cara con diversas expresiones faciales que cambiarán dependiendo del tono detectado de tu interlocutor.

Su rótula cervical tiene capacidad de giro en dos ejes, permitiendo asentir o negar según cada situación. Sus cámaras oculares posibilitan rotaciones modelo camaleón por si la bronca proviene de todo el consejo de la compañía. También incorpora un dedo anular retráctil para los casos en que es necesario finalizar con una peineta. Violencia no emplea, pero como pise el pie del contrario se le quitaran todas las ganas de más bronca.

Y que no se te olvide, puedes mandarlo a la oficina mientras tú teletrabajas.

Su presentación ha causado profundo impacto en los medios de comunicación, veamos algunos de los titulares:

“El mejor invento desde la rueda”. The Notengoabuela Herald.

“Nada volverá a ser igual en la relación con tu jefe” The JuanPalomo Times.

Corre ya, no te quedes sin el tuyo. No existe nada tan completo en el mercado, pero aun así, ofrecemos un extra en personalización. ¿Qué más características necesitas? Nuestros ingenieros están a tu servicio para estudiarlas.


Nos hacemos mayores

 

 


Hace ya algunas entradas hablamos de los efectos de la edad y la barrera generacional que ello supone. De hecho, Goyo Jiménez en su video nos explicaba los desagradables efectos de la edad, pero ¿cómo se manifiestan?

 

Aparte de jubilarte, que te salgan o se te caigan los dientes, lo más palpable de que envejecemos son esas arrugas (que comenzamos llamando arruguitas que suena menos dramático) que de repente vemos un día al otro lado del espejo. Nos gusta creernos que son consecuencia de los gestos de expresión; de reír, de emocionarse, sorprenderse…en definitiva de haber vivido, pero en el fondo todos sabemos que nos estamos engañando porque nadie ríe y llora más que un bebé y a ellos no se les quedan marcadas las arrugas. Y si lo miramos por el otro lado, menos expresiva que la cara de Aznar, que ni movía el bigote dando un discurso, y sin embargo también tiene sus patas de gallo, que, tratándose de José Mari, serán de gallo de pelea. Por fortuna, la ciencia ha encontrado remedio para ello.

 

Espejito, espejito…no te pregunto nada que me da miedo la respuesta.

 

Si ya tienes unos años te acordarás de Farala, la chica la nueva de la oficina que además era divina. Pues para tu información, la chica nueva de la oficina ya está jubilada o a punto de hacerlo, si es que no la echaron antes por distraer a sus compañeros. También te sonará eso de olvidarte los donuts, cosa que no preocupa a las nuevas generaciones porque si se diera el caso, los pedirían a través de alguna “app” y se los lleva al recreo un repartidor y además recién hechos. Como yo soy de otra generación he dicho “repartidor” donde debería decir rider…perdón, cosas de la edad me temo.

 

Si a partir de los cincuenta te levantas un día y no te duele nada…es que estás muerto.

 

Otros efectos físicos aparte de las mencionadas arrugas, las canas o directamente el quedarte calvo (está demostrado que lo único que para la caída del pelo es el suelo), es que cada vez te falta más brazo para leer el móvil, los prospectos médicos o los componentes de los productos que compras. Es curioso, cuanto más probable es que te siente mal alguno de los aditivos de la comida envasada, más probable es que no llegues a leerlo. Eso le pasó a un amigo mío que, haciendo el control de calidad de las galletas que producían en su empresa, después de hacer el esfuerzo infructuoso de leer los componentes y quejarse de los envoltorios que diseñaban los de marketing, levantó la mirada y vio la cara incrédula de sus compañeros treintañeros.

 

Si compro vitaminas para la presbicia… ¿no sería lógico que el prospecto tuviera la letra grande?

 

Pero a todos estos efectos de la edad ya conocidos, este año se le ha añadido uno nuevo muy curioso. Si te das cuenta de que tu vida no cambia a pesar del toque de queda que nos han impuesto las autoridades, es que te has hecho mayor. Si por el contrario ahora empiezas a empatizar con Cenicienta, aún hay esperanza.

 

Esto también ha cambiado algunas de las discusiones con los hijos adolescentes. Si te preguntan la hora de llegada a casa les dices que la que ponga el BOE. Si no les gusta, pues que te dejen tranquilo y se quejen al gobierno. Tampoco te podrán chantajear con eso de que a sus amigos les dejan salir hasta más tarde, la hora es la misma para todos.

 

Y ya sabes, para combatir algunos de ellos puedes echar un vistazo a estas soluciones que nos da la ciencia.

 

¿Y tú, padeces alguno de estos o uno nuevo? Pues cuéntanoslo.

 

 

 

Efectos secundarios


 

La crisis de la pandemia ha traído una serie de efectos secundarios que hay que tomarse con humor. El uso obligatorio de mascarilla nos ha cambiado ciertas costumbres. Por ejemplo, los hombres ya no necesitamos afeitarnos todos los días, las mujeres pueden ahorrarse el pintalabios, algunos camellos esconden ahí la mercancía y tampoco se ve si se nos ha quedado comida entre los dientes. Pero hay quien ha llevado a otro nivel sus posibilidades, y no es otro que un concejal de Valencia que la utilizó con un propósito muy original. Podríamos decir que un tipo con humor amarillo, no por oriental, sino por el color de la paella.

 

El caso es que en la presentación de Valencia como ciudad de la innovación para 2021 el concejal Carlos Galiana se plantó frente a la cámara para entrar en directo y defender la candidatura de su cuidad. Como se trataba de un evento internacional dicha presentación debía hacerse en inglés. Fue curioso que fuera el único de los candidatos que expusiera con la mascarilla puesta. Vale, estamos en pandemia, pero ni la cámara te va a contagiar ni tú a ella. Pero ahí es donde estaba el truco, no era el concejal el que hablaba, sino que un traductor con un perfecto inglés ponía la voz mientras él hacía playback. Y tengo que reconocer que, con excelente nivel, porque sus gestos acompañaban a la perfección “sus” palabras. No se pedía “innovación” …pues ahí la tienen.

 

My taylor is rich… ¡caramba, no sabía que pronunciara tan bien!

 


 

Lamentablemente Valencia no fue la opción ganadora. Los responsables del proyecto han dicho, que considerando que tienen una propuesta excelente lo volverán a intentar al próximo año. De aprender inglés mientras tanto no ha dicho ni palabra. Debe ser que como ya tienen al traductor en nómina pues que se gane el sueldo. ¡Lo que hubiera disfrutado Quevedo si viviera en nuestros días!

 

“El buscón” de Quevedo, ¿obra maestra de la picaresca española? …pues lo mismo ya se ha quedado obsoleto.

 

Con la de burlas que tuvo que soportar Ana Botella a partir de su “relaxing cup…” Si, ya sé que por entonces no había pandemia, pero podía haberse puesto burka alegando solidaridad con las mujeres afganas y emplear el mismo truco. La mala noticia de que haya trascendido este hecho es que si algún estudiante avispado pretendía utilizar el mismo sistema para sus exámenes orales va a resultar más complicado que cuele. Quizás en “El rincón del vago” tengan otras propuestas válidas.

  

Otro de los productos estrella de la temporada es el gel hidroalcohólico, que no puede faltar a la entrada de tiendas, bares, supermercados…y en muchos sitios más donde quizás no sea tan beneficioso, como sucedió en unas oposiciones a bombero. Siguiendo la normativa los participantes debían darse gel al inicio de las pruebas, pero a la hora de subir por la cuerda se quejaban de que no había manera de hacerlo y que se resbalaban ¡ya no saben qué excusa inventar para justificar el suspenso! Bueno, quizás tenga motivo de queja porque cambiar el magnesio por el hidrogel no debe ser lo más recomendable. Pincha aquí si piensas que te estoy vacilando.

 

Como seguramente sepas las olimpiadas de Tokio 2020 se suspendieron. Precisamente esas a las que Madrid optó con el “relaxing cup of café con leche”. En un principio yo pensé que se cancelaron para evitar que el público viajara entre países, se mezclara y extendiera el virus, pero es probable que ese no fuera el único motivo y tuviera algo que ver con lo ocurrido a nuestros aspirantes a bombero. ¿Os imagináis cómo sería la competición de gimnasia? Piñazo tras piñazo en las barras paralelas, en las anillas, mazas que se resbalan... El salto de pértiga acabaría en culada contra el suelo, la halterofilia con las pesas sobre el pie y los lanzamientos, de disco o jabalina tendrían que hacerse sin espectadores ni jueces alrededor.

 

Que se aparte todo el mundo que voy a lanzar la jabalina y me he dado hidrogel.

 

El caso es que con los tiempos que corren, aunque nos lo tomemos con humor no debemos dejar de tomar precauciones. Puedes equiparte con lo necesario para protegerte tú y tu familia aquí mismo. Quizás lavarse las manos después de salir de la ducha sea excesivo, pero cuidaos todos que quiero seguir viéndoos por aquí. ¿Me haréis caso?

 

 

 

 

 

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.