Humor escatológico

 

Flatulencias, esos gases poco nobles

 

flatulencias flatulencia que es flatulencia excesiva flatulencia tratamiento flatulencias continuas flatulencias que arden muchas flatulencias, stephanie matto

Seguro que has conocido, en persona o a través de los medios a gente muy extraña y piensas que ya lo has visto todo. ¡Pero no! En el capítulo de hoy, que espero que no leas mientras comes, vamos a hablar de una mujer que vende sus flatulencias en tarros de cristal. ¡Como lo oyes!

En el negocio de las flatulencias…el baño es tu despacho

No te pienses que te estoy vacilando. Una modelo e influencer de origen checo, Stephanie Matto es la que ha ideado esta “provocativa” propuesta de negocio. Parece que el empoderamiento femenino las conduce a actividades hasta ahora reservadas a los hombres.

Desde luego que no puede decirse que no sea una mujer con visión de negocio, ha convertido un problema, sus flatulencias continuas, en una fuente de ingresos. Más mentes pensantes como la suya necesitaríamos en el planeta.

Seguro que estás pensando que se trata de una persona muy friki, vender sus pedos en tarros de cristal. Te doy la razón, muy normal no es, pero entonces ¿cómo calificarías a sus clientes?

Carta de ventosidades…como en los mejores resorts

Pero adentrémonos en los detalles del plan de negocio, que seguramente merezca ser caso de estudio de algún master de prestigio, no en vano factura cantidades impensables que según dice le han permitido vivir en una bonita casa y tener varios coches.

En un principio sus seguidores de Instagram se reían de ella, pero a base de perseverancia e imagino que muchas alubias, ha triunfado con su negocio. Eso de que “le va como el culo” habrá que matizarlo a partir de ahora, no será como el de esta chica del que salen billetes.

Esta emprendedora, de vanguardia o retaguardia, según como lo mires, tiene colgado en las redes un video aclarándolo todo. Es un video muy serio y profesional donde explica los detalles. Se nota que no lo ha grabado de un tirón y que hay varios cortes, pero claro, intenta tú hablar de tus flatulencias sin que te de la risa.

Video de las flatulencias…toma 43, ¡acción!

Su visión empresarial parece amplia. Comenta que no solo vende sus pedorretas, sino que también grabaciones con el proceso de producción.

La ley de la oferta y la demanda también la domina a la perfección y crea ediciones limitadas. Lo mismo que hacen las bodegas de prestigio con sus viñedos y nos parece estupendo. Supongo que, para un aficionado a este tipo de coleccionismo, no será lo mismo la producción de un día cualquiera que la edición limitada del resultado de la cena de acción de gracias.

El producto está teniendo tanto éxito, que la producción no marcha al ritmo requerido. A pesar de su flatulencia excesiva se han dado varias roturas de stock. No olvidemos que, por mucho que aumente la demanda, el negocio no puede crecer contratando empleados, los pedos ya no serían lo mismo. Este producto no se puede subcontratar a un país de bajo coste como su fueran bolsos de Carolina Herrera.

Abre la ventana que hoy entrevisto a varios candidatos

El marketing mix también lo veo bastante estudiado. El producto lo tiene claro, sus ventosidades en un tarro, pero esto tal cual quedaría un poco soso. Sus estudios determinaron que, introduciendo unos pétalos de rosa se capta mejor la esencia y la hace más duradera, justo lo que más aprecia el cliente.

Y como detalle de personalización una nota agradeciendo la compra y el interés. Si fuera yo, me quedaría con ganas de llamarlos a todos “pringáos”, pero eso arruinaría el negocio. Ante todo, profesionalidad.

La satisfacción del cliente es desde luego su prioridad. Pretende que cada usuario de sus tarritos de pedos sienta que recibe un producto muy cuidado, hecho con mucho amor y corazón, aunque yo creo que le pone más tripas que corazón.

La promoción, controlada. Unos días de rebajas al 50%. ¡Menudo ofertón!, unos pedos de esta chica por tan solo 500$, un chollazo. Eso en la reventa te lo quitan de las manos.

Ventosidades excesivas…sube la oferta, baja el precio

El punto de venta también muy estudiado, internet a través de las redes sociales, que constituyen el mejor “market place” que podemos encontrar en estos tiempos. Abrir una tienda en la 5ª avenida entre Prada y Tiffany, estaría bien, pero requiere de mucha inversión.

En cuanto al precio, ese ha sido el elemento más controvertido, que son 1000$ por tarrito de flatulencias y gases. Algunos clientes lo han considerado una estafa inicialmente, pero las explicaciones de la CEO y fundadora de la empresa han acallado estas acusaciones.

En un ejercicio de transparencia la empresa ha mostrado sus costes operativos; de envío, la cantidad de comida necesaria para producir el producto, la energía empleada, los tarritos con sus pétalos de rosa, las cartas manuscritas y personalizadas…

Ante tanta claridad, todos sus clientes entienden que crear un producto tan complejo no es sencillo y llegan a la conclusión de que se trata de una excelente inversión.

¿A cuánto cotizan las ventosidades en el Nasdaq?

El proceso de fabricación está muy estudiado para que suponga el menor impacto posible en su creadora. La gente piensa que es muy sencillo, barritas de fibra y ya está, pero no es así. Hay que tener en cuenta el olor resultante de cada viento en función de la comida ingerida. ¿Qué cliente quisiera recibir ventosidades con olor rancio o que le recuerden al camión de la basura?

El origen de este negocio es que la chica gusta a mucha gente en las redes, sus ideas, su punto de vista. A raíz de sus reflexiones sus seguidores se interesaron en saber cómo huelen sus pedos.

Ya pueden dejar de preguntárselo y pasar a la acción. Ella habla de su proceso mental y como dicen que tenemos otro cerebro en los intestinos…pues nos vende sus ideas de este otro cerebro.

En un acto de generosidad, para que otros internautas se animen a replicar su negocio con otra variedad de esencias, nos explica cuáles son sus materias primas. No estoy seguro, pero creo que hasta te podrías franquiciar.

“Eau de flatulencia” voy a registrar la marca

Como era de imaginar la principal son las alubias negras, en su caso en ensalada, pero hay que asegurarse de que estén libres de aditivos que deteriorarían el producto.

Otro ingrediente esencial es la Coca-Cola, cuyos gases ayudan al proceso. Un tema importante es que a veces le provocan eructos. El secreto aquí es contenerlos y hacer que las burbujas salgan por donde deben. Todo lo que salga por arriba y no por abajo supone un desperdicio que afectaría a los beneficios operativos.

Ya ves que el éxito aquí no está precisamente en cómo evitar las flatulencias, que es lo que buscan las personas normales.

Vaya, se me escapó un pedo, el sueldo del mes por el retrete

La sopa de repollo es una comida muy popular en la República Checa, orígenes de esta emprendedora. Afirma que un dicho popular checo reza: “día de sopa de repollo, día de ventanas abiertas”. Nada que ver con las jornadas de “puertas abiertas” de las empresas, imagino.

Pues bien, este tipo de sopa hizo dar un salto de calidad al negocio, pero no se puede abusar del repollo y mejor combinarlo con coles de Bruselas y otras verduras similares.

Proteínas de culturistas, leche de avena, yogurt griego y mucho, mucho café son el resto de los ingredientes de la fórmula.

Me pregunto cómo controlarán las falsificaciones, ¿Existirán catadores de pedos?

Puede que todo esto te suene muy raro, como de otro planeta, pero te recuerdo que el que es considerado el mejor café del mundo, que se produce en Indonesia, es el que caga una especie de roedor.

Así es, los granos de café que se come este bicho no los digiere y los caga tal cual, pero aromatizados. Luego se procesa, muele y…a tu taza. Bueno, quizás no a la tuya, solo a la de los que lo pueden pagar.

¿Y dices que este café ha salido del culo de un roedor?

La idea de esta chica te puede parecer muy innovadora, pero hace muchos años, vi en el telediario una entrevista a un ganadero asturiano que vendía las boñigas secas de sus vacas como marcos de fotos. Y no lo hacía nada barato.

Las dejaba secar y las hacía el agujero al tamaño correspondiente.

Argumentaba que el precio elevado se debía a que allí había mucho arte. En primer lugar, variaba la alimentación según el color y consistencia que quisiera obtener. También, que para los formatos grandes tenía que dar mucho forraje e impedir que la vaca evacuase antes de tiempo.

Caramba, esta boñiga ha salido tamaño familiar

Parece, que para aliviar el intestino las vacas necesitan tranquilidad y si las persigue un labriego no se ponen a ello. Tampoco es de extrañar, los humanos cerramos la puerta y nos llevamos el periódico para tener nuestro momento de quietud.

Así que ya ves, los negocios escatológicos son viables. Y en el peor de los casos, influencer y rarita, te conviertes en candidata para algún concurso de la tele.

Y tú, ¿tienes alguna idea innovadora con la que hacerte rico? Pues añádela a tus propósitos de 2022 y adelante, ¡frikis al poder!

PD: y si no me has creído por la cercanía del día de los inocentes, aquí te dejo el enlace a la noticia. ¡periodismo de investigación con plus de peligrosidad!

 

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.