2020 Odisea en el espacio


2020 Odisea en el espacio

 

Año 2020, una pandemia asola la tierra amenazando con exterminar a toda la raza humana. Elon Musk, propietario de Tesla, viendo que no vendía ni un coche eléctrico centró con éxito sus esfuerzos en su otra empresa, SpaceX, orientada a los viajes espaciales.

Qué chiste más bueno, que nos vamos a colonizar el espacio

El gobierno español demostrando de nuevo su capacidad de anticipación, ha alquilado un trayecto para que unos cuantos elegidos se salven y funden la Nueva Nueva España en otro planeta. Pero no hay espacio más que para unos pocos. ¿Quiénes serán?

 

Pedro Sánchez declinó la oferta. Él, que nunca ha compartido su Falcon, no iba ahora a ir en un vuelo como los demás. Sus miles de asesores ya están gestionando un transporte en exclusiva. 

No así su vicepresidente segundo, que manifestó que a él lo que en realidad le gustaba era vivir en Vallecas y una vez que tuvo que hacer el enorme sacrificio de mudarse a Galapagar y aparentar ser casta, se volvía a sacrificar por la plebe con una nueva mudanza. 

Además, un 110% de los militantes de su formación lo habían aprobado en votación ante notario, uno del partido que pasaba por allí, claro. También denunció, que un día desde su coche oficial vio unos carteles de “Paseo Recoletos”, clara muestra del acoso de sus rivales políticos, que después de lo del verano en Asturias, ahora pretendían mandarle a paseo.

 

Un 110% de los militantes de su formación aprobaron la propuesta ante notario, uno muy gracioso del partido, claro.

 

Otra plaza la ocupó el Rey Emérito que, ya que estaba buscando salir de España, qué mejor momento para poner tierra (o aire) de por medio. Se le ofreció otra plaza para su cónyuge, pero respondió que no, que se sacrificaba por España, pero ¿quién se sacrifica majestad? ¿Ud. o ella? Nuestro monarca fue el único que sugirió hacer como Noé y llevar animales para que se reprodujeran en el nuevo planeta. 

Propuso una pareja de elefantes. Fue en este momento cuando apareció la ministra de “igual dá”, una mujer cuyos méritos para ocupar el ministerio los conocemos todos, aunque ignoremos los que hizo para llegar a cajera. Pues bien, por méritos “propios” consiguió su plaza en el viaje interplanetario y fue en ese momento cuando se opuso a la propuesta del Emérito por discriminación de sexo binario. Para evitar conductas sexistas, exigió añadir un elefante gay, una elefanta lesbiana y un “elefanto” transgénero. Cinco paquidermos suponía exceso de peso, lo que originó una negociación en la que su majestad acabó aceptando que se cambiara la especie a codornices.

Vaaale, acepto codorniz como animal de compañía.

Otro ministro, nuestro astronauta Pedro Duque también fue incluido por si había que tomar los mandos de la nave. Esto me recuerda la saga de películas “Aeropuerto”, donde muerto el piloto, la azafata buscaba alguno entre los viajeros. 
 
Yo creo que es un tanto complicado que haya uno en el pasaje, pero en estas pelis siempre existía alguno que manejó un bombardero en Vietnam. En principio se resiste por los traumas de cuando estrelló su aparato en la guerra perdiendo a sus compañeros, pero con las palabras de aliento de la protagonista maciza se pone a los mandos. ¡Lo que hacemos los hombres por la posibilidad de un polvo con la chica guapa!

 

Esto que comento de los pilotos es como si en la gira de Serrat y Sabina "No hay 2 sin 3”, después del piñazo de este último hubiera salido Serrat a preguntar: “Alguno de los espectadores que se sepa la parte de Sabina ¿podría subir al escenario?”  Esto me trae a la mente la vez que estaba en las fiestas de un pueblo en un concierto heavy, al guitarrista se le rompió una cuerda…y paró la actuación para preguntar al público si teníamos una. Ni que decir tiene que aún sin una cuerda continuó sonando igual. ¡Ya solo nos faltaría que el cura pidiera a los feligreses las hostias antes de dar la comunión!

 

¿Alguien del público puede subir al escenario y cantar la parte de Sabina?

 

Ente los políticos del gobierno estos fueron todos. De la oposición no hubo ninguno porque, como suele ser su costumbre, estaban en Babia y no se enteraron del viaje. Casado estaba enzarzado en hacer purgas dentro de su formación, Abascal en cabalgar sacando pecho y Arrimadas en dárselo a su retoño. Los nacionalistas por supuesto que tampoco, que amaban tanto a su “país” que no se movían de él, declararon con solemnidad, Puigdemont desde su casa de Bruselas y los dirigentes del PNV desde sus segundas residencias en Cantabria.

¿A otro planeta?...quita, quita, con lo bien que vive un político en este

Hubo quién tuvo la buena idea de pensar que, ya que iban a conquistar un nuevo planeta, lo mejor era confiar en profesionales y pidieron a Enrique Ponce que se uniera a la expedición. Él, acepto gustoso con la condición de incluir a su chica, lo que retrasó el viaje unas semanas porque todavía tenía que acabar unos exámenes en la Uni. Como Enrique no quería que Ana supusiera un coste para el erario público, se encargó de financiar su billete.

 


Desde luego que fue un gran acierto invitar al diestro, aparte de su probada eficacia como conquistador, amenizó el viaje con juegos como “Escapar de la cueva” y canciones como la de Gabinete Caligari “Camino  Soria”

"Voy camino a Soria"...pero Enrique, ¿no te sabes otra canción?

Messi fue otro de los viajeros. El astro argentino, que deseaba marcharse de España, encontró en este viaje su oportunidad de jugar en otro planeta demostrando ser el más galáctico del fútbol mundial. Además, pensó que en un planeta con menor gravedad que la tierra, le pesaría menos el culo y correría con menos esfuerzo. ¡No decía el anuncio que no pesan los años sino los kilos! Su amigo Piqué fue tan amable de indicarle su número de asiento.

 


 

Y para no desperdiciar dos plazas que sobraban, se ofertaron al mejor postor, que resultó ser la conocida  Kim Kardashian, que no es que fuera con alguna hermana, ambas las ocupó ella.

 

Pues damas y caballeros, si la Covid-19 nos mata a todos los españoles, con estos mimbres tendremos que repoblar España en el futuro. Por la cuenta que nos trae, yo empezaría a cuidarme. ¿no les parece?

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.