Efecto dominó




¿Conoces el efecto dominó?


         Javier olvidó poner pilas nuevas al despertador y éste se paró en mitad de la noche. Se despertó más tarde de lo habitual y abrió su quiosco con treinta minutos de retraso.

         Germán no pudo comprar el periódico antes de abrir su tasca. A media mañana cerró el local para comprarlo, por lo que cuando llegó el distribuidor de vinos tuvo que esperar unos minutos provocando un pequeño atasco.

         El autobús no pudo cumplir su horario y Jesús llegó tarde a su examen de termodinámica, suspendiendo la asignatura auqnue conocía las respuestas. Sus padres lo castigaron sin salir ese fin de semana. No pudo ir con sus amigos al concierto ni declararse a la chica de sus sueños, que comenzó una relación con Dani.

         Dani, cual adolescente enamorado, ya no tenía tiempo de pasear al fox terrier de su tía Bea, que empezó a levantarse media hora antes cada mañana, provocándole muy mal humor. En la tienda donde trabajaba lo notaron y acabaron despidiéndola. 
 
        Todo ello provocó continuos desencuentros en su matrimonio y le pidió el divorcio a Javier. Ahora, él se lamenta de su desgracia, pero si conociese el efecto dominó, hubiera gritado a los cuatro vientos… ¡mi reino por unas pilas!

3 comentarios:

Por favor, dinos lo que piensas

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.