Antes muerto que sencillo

Ese orgullo que nos puede...